Los individuos con dietas más sanas reducen riesgo de sufrir un deterioro mayor de la función cognitiva un 35 por ciento. La mejorías más marcadas son en funciones de memoria, razonamiento, realización simultánea de múltiples tareas, resolución de problemas y habilidades de planificación. Trabajo liderado por el centro de investigación Feinstein en NY: http://www.feinsteininstitute.org/2015/08/feinstein-institute-investigator-and-ny-legislators-support-1b-bond-for-alzheimers-research/

Anuncios